domingo, 25 de septiembre de 2016

UN POEMA SUFÍ

LA CASA DE HUÉSPEDES

El ser humano es una casa de huéspedes.
Cada mañana un nuevo recién llegado.
Una alegría, una tristeza, una maldad.
Cierta conciencia momentánea llega
Como un visitante inesperado.
¡Dales la bienvenida y recíbelos a todos!
Incluso si fueran una muchedumbre de lamentos,
Que vacían tu casa con violencia.
Aun así, trata a cada huésped con honor.
Puede estar creándote el espacio
Para un nuevo deleite
Al pensamiento oscuro, a la vergüenza, a la malicia.
Recíbelos en la puerta riendo
E invítalos a entrar.
Sé agradecido con quien quiera que venga
Porque cada uno ha sido enviado
Como un guía del más allá.

UN POEMA SUFÍ

LA CASA DE HUÉSPEDES

El ser humano es una casa de huéspedes.
Cada mañana un nuevo recién llegado.
Una alegría, una tristeza, una maldad.
Cierta conciencia momentánea llega
Como un visitante inesperado.
¡Dales la bienvenida y recíbelos a todos!
Incluso si fueran una muchedumbre de lamentos,
Que vacían tu casa con violencia.
Aun así, trata a cada huésped con honor.
Puede estar creándote el espacio
Para un nuevo deleite
Al pensamiento oscuro, a la vergüenza, a la malicia.
Recíbelos en la puerta riendo
E invítalos a entrar.
Sé agradecido con quien quiera que venga
Porque cada uno ha sido enviado
Como un guía del más allá.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

DUDAS

Según Aristóteles, el ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona. Pero las dos últimos términos escasean aún en un mundo tan lleno de tecnología para la información. La información a destajo ya no deja lugar para la esa reflexión lenta del pasar de las tardes. La información varía cada instante y se pierde sin ser masticada lo suficiente para entender el significado global que encierra. La erudición cabe en un pendrive y es tan abrumadora que sobrepasa al propio consumidor. Se publican muchos libros anualmente, pero igualmente el número de lectores no aumenta en proporcionalidad. Es como si siempre leyeran los mismos. Unos se van y otros vienen. Sólo la ignorancia sostiene a los ladrones y les alaba sus robos. Se llama el "loor de los incultos". Pero no me interpreten mal, pues cada uno da para lo que le han educado. No todo es culpa de uno. También de sus afines y educadores. La duda es la pena que cualquier ser racional tiene que soportar constantemente, pero sin confundir con la eterna duda del acobardado. El valor sin duda, es estupidez, pero es mejor que dudar por miedoso y cobarde. El valor con duda es el último remedio de lo racional. Y sin embargo, nos engañan cuando nos dan elegir variables de productos a consumir como una forma de libertad, cuando es el germen de inicio de una voraz campaña propagandista en busca de la duda permanente, esa que nos hace finalmente determinarnos por la más hábil psicología conductual. Cuando duden, piensen en qué sentido lo está haciendo, y se darán cuenta de la inmensidad e insondable significación del concepto de la duda.

DUDAS

Según Aristóteles, el ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona. Pero las dos últimos términos escasean aún en un mundo tan lleno de tecnología para la información. La información a destajo ya no deja lugar para la esa reflexión lenta del pasar de las tardes. La información varía cada instante y se pierde sin ser masticada lo suficiente para entender el significado global que encierra. La erudición cabe en un pendrive y es tan abrumadora que sobrepasa al propio consumidor. Se publican muchos libros anualmente, pero igualmente el número de lectores no aumenta en proporcionalidad. Es como si siempre leyeran los mismos. Unos se van y otros vienen. Sólo la ignorancia sostiene a los ladrones y les alaba sus robos. Se llama el "loor de los incultos". Pero no me interpreten mal, pues cada uno da para lo que le han educado. No todo es culpa de uno. También de sus afines y educadores. La duda es la pena que cualquier ser racional tiene que soportar constantemente, pero sin confundir con la eterna duda del acobardado. El valor sin duda, es estupidez, pero es mejor que dudar por miedoso y cobarde. El valor con duda es el último remedio de lo racional. Y sin embargo, nos engañan cuando nos dan elegir variables de productos a consumir como una forma de libertad, cuando es el germen de inicio de una voraz campaña propagandista en busca de la duda permanente, esa que nos hace finalmente determinarnos por la más hábil psicología conductual. Cuando duden, piensen en qué sentido lo está haciendo, y se darán cuenta de la inmensidad e insondable significación del concepto de la duda.

sábado, 17 de septiembre de 2016

EL AUGURIO

 Nunca habría que permitir que el sistema educativo interfiriera en la educación. Son dos cosas totalmente diferente. La educación parte del propio raciocinio del aprendizaje, y el sistema educativo es un ente que persigue la formación que va demandando la sociedad en sus distintos tiempos, roles y en su justa discriminación. Educación y formación no es lo mismo. La persona más formada puede ser tan energúmena como el que más. Un "titulillo" no te hace educado. Un traje y una corbata, tampoco. Un sistema educativo que persigue lo políticamente correcto es una mierda de sistema educativo. Pero eso, para muchos sólo queda desaprender para volver a aprender. -Oiga, es que me coge muy mayor-. La ley de mínimo esfuerzo es mucho más poderosa que el espíritu crítico que conlleva la educación. Darse cuenta de tal hecho es una de las desiluciones mayores que uno se puede echar en cara, y más, cuando los practicantes se te ríen "in to the face" (por no crear cocatenación). Más vale, y mejor rendimiento da, "una/un" "asustaviejas" que un ejército. Quédate en tu sillón viendo la tele y deja que unos tíos sin educación y con escasa formación social dirigan el país desde una "Moncloa" metiéndote miedo y merendándose tu futuro para dárselo a sus hijos y a los hijos de sus hijos. Podrás lograr todo el dinero del mundo, pero jamás te dejarán codearte con la bastardía política. Así que hazle la "bola" al mandamás y recoge sus migajas como un vago come pan duro por no levantarse dos metros a por el que es del día. Somos presa del puto sistema educativo  cuyo sentido de la educación se basa en el acatamiento de las formas establecidas y el respeto merecido a la ralea del pudiente. Si te mueves bien por esos lares, te auguro un gran éxito en la vida. Este es el augurio: Que el dinero y el tesoro  sea abundante.

EL AUGURIO

 Nunca habría que permitir que el sistema educativo interfiriera en la educación. Son dos cosas totalmente diferente. La educación parte del propio raciocinio del aprendizaje, y el sistema educativo es un ente que persigue la formación que va demandando la sociedad en sus distintos tiempos, roles y en su justa discriminación. Educación y formación no es lo mismo. La persona más formada puede ser tan energúmena como el que más. Un "titulillo" no te hace educado. Un traje y una corbata, tampoco. Un sistema educativo que persigue lo políticamente correcto es una mierda de sistema educativo. Pero eso, para muchos sólo queda desaprender para volver a aprender. -Oiga, es que me coge muy mayor-. La ley de mínimo esfuerzo es mucho más poderosa que el espíritu crítico que conlleva la educación. Darse cuenta de tal hecho es una de las desiluciones mayores que uno se puede echar en cara, y más, cuando los practicantes se te ríen "in to the face" (por no crear cocatenación). Más vale, y mejor rendimiento da, "una/un" "asustaviejas" que un ejército. Quédate en tu sillón viendo la tele y deja que unos tíos sin educación y con escasa formación social dirigan el país desde una "Moncloa" metiéndote miedo y merendándose tu futuro para dárselo a sus hijos y a los hijos de sus hijos. Podrás lograr todo el dinero del mundo, pero jamás te dejarán codearte con la bastardía política. Así que hazle la "bola" al mandamás y recoge sus migajas como un vago come pan duro por no levantarse dos metros a por el que es del día. Somos presa del puto sistema educativo  cuyo sentido de la educación se basa en el acatamiento de las formas establecidas y el respeto merecido a la ralea del pudiente. Si te mueves bien por esos lares, te auguro un gran éxito en la vida. Este es el augurio: Que el dinero y el tesoro  sea abundante.

martes, 13 de septiembre de 2016

COMO UN VASO DE AGUA SUCIA (que se limpia en un minuto)

Si no agitas la mente, la pobredumbre emocional y los pensamientos negativos se mantienen en el fondo como si fuera un vaso de agua sucia. Si la agitas, los pensamientos se enturbian y aparecen, si no menos, algunas trazas de esos negativos. También vuelven los malos recuerdos y sus consecuencias emocionales. De ahí que es mejor no agitar mucho la mente. Pero nuestro cerebro tiene la ironía intríseca de que lo que es mejor para la mente suele  pasárselo por el forro, es más, diría que casi disfruta (cerebro y mente no son semejantes). Así, nuestro cerebro, cada cierto tiempo, agita ese "vaso de agua sucia" a ver si se divierte un poco torturando a la mente y sus suspicaces remodimientos. Tal vez, el cerebro piense que así nos mantiene en esa alerta surgida de la evolución de las especies hacia la supervivencia. Si quieren evitarlo, tan sólo deberían centrarse en su respiración un minuto. ¿Qué es un minuto si les mantiene alejado de esa agitación mental? Un minuto. Ya sé que eso es meditación, pero de un minuto. No tienen excusas para ello por mucho que inventen alguna. No hay ninguna lo suficientemente buena. Pueden creer que es una estupidez como otra cualquiera, pero un minuto puede convertirse en un gran reparador y purificador de esa metáfora del agua sucia. Y quien sabe si con el tiempo podrán concentrarse ese único minuto en cualquier circunstancia llena de ruido o interferencias sociales. O puedes esperanzarte  hasta que te mueras esperando que el cerebro deje de agitar tu mente cada vez que le parece, apetece o le viene en gana. Ya saben que el cerebro es como es y no pueden esperar que cambie por arte de magia su condición si no es con ayuda.

COMO UN VASO DE AGUA SUCIA (que se limpia en un minuto)

Si no agitas la mente, la pobredumbre emocional y los pensamientos negativos se mantienen en el fondo como si fuera un vaso de agua sucia. Si la agitas, los pensamientos se enturbian y aparecen, si no menos, algunas trazas de esos negativos. También vuelven los malos recuerdos y sus consecuencias emocionales. De ahí que es mejor no agitar mucho la mente. Pero nuestro cerebro tiene la ironía intríseca de que lo que es mejor para la mente suele  pasárselo por el forro, es más, diría que casi disfruta (cerebro y mente no son semejantes). Así, nuestro cerebro, cada cierto tiempo, agita ese "vaso de agua sucia" a ver si se divierte un poco torturando a la mente y sus suspicaces remodimientos. Tal vez, el cerebro piense que así nos mantiene en esa alerta surgida de la evolución de las especies hacia la supervivencia. Si quieren evitarlo, tan sólo deberían centrarse en su respiración un minuto. ¿Qué es un minuto si les mantiene alejado de esa agitación mental? Un minuto. Ya sé que eso es meditación, pero de un minuto. No tienen excusas para ello por mucho que inventen alguna. No hay ninguna lo suficientemente buena. Pueden creer que es una estupidez como otra cualquiera, pero un minuto puede convertirse en un gran reparador y purificador de esa metáfora del agua sucia. Y quien sabe si con el tiempo podrán concentrarse ese único minuto en cualquier circunstancia llena de ruido o interferencias sociales. O puedes esperanzarte  hasta que te mueras esperando que el cerebro deje de agitar tu mente cada vez que le parece, apetece o le viene en gana. Ya saben que el cerebro es como es y no pueden esperar que cambie por arte de magia su condición si no es con ayuda.

viernes, 9 de septiembre de 2016

EL ARCO DEL TRIUNFO

Para triunfar en la vida no hace falta llegar el primero. Para triunfar simplemente hay que llegar levantándose cada vez que se cae en el camino. Es muy bonito esto, pero ¿por qué coño tenemos que triunfar? ¿Qué significa esa estúpida palabra que nos ciega la posibilidad de ser felices? Triunfar está relacionado con la lucha y la victoria, o con el propósito de la acumulación de bienes y poderes para realizar lo que a uno le apetezca sin miramientos. Parece que la genética humana (-la extraterrestre no lo sé-) condiciona el comportamiento que unos mostramos con otros. Señalamos con el dedo a los que no pertenecen a nuestro grupo. Porque nos agrupamos para defendernos de las agresiones de otros grupos con pensamientos ajenos a los nuestros. Creamos una parafernalia (según su segunda acepción del diccionario, con el sentido de "pompa", "alarde", y significados afines) alrededor de nuestras intenciones y pretensiones, y nos pavoneamos de quienes no han tenido la suerte de ser un pavo de lindo plumaje. Creamos la necesidad de que muchos quieran y deseen entrar en ese círculo enmascarado de hipocresía y falsa imagen, puesto que un pavo es un pavo. Y nos creamos una ansiedad baladí para conseguir nuestra propia felicidad, pues los hay que son felices siendo pavos. El "arco del triunfo" está lleno de innecesarios muertos que lucharon por ideales fantasmas de los que sólo unos cuantos obtuvieron un beneficio y una renta social a lomos de los sacrificios de los infelices  muertos. Triunfar es una palabra pérfida y bífida que muchos perseguimos sin asumir el coste emocional y de desgracia que conlleva. Más valdría dejar que un dios que no conocemos decida nuestro destino.

EL ARCO DEL TRIUNFO

Para triunfar en la vida no hace falta llegar el primero. Para triunfar simplemente hay que llegar levantándose cada vez que se cae en el camino. Es muy bonito esto, pero ¿por qué coño tenemos que triunfar? ¿Qué significa esa estúpida palabra que nos ciega la posibilidad de ser felices? Triunfar está relacionado con la lucha y la victoria, o con el propósito de la acumulación de bienes y poderes para realizar lo que a uno le apetezca sin miramientos. Parece que la genética humana (-la extraterrestre no lo sé-) condiciona el comportamiento que unos mostramos con otros. Señalamos con el dedo a los que no pertenecen a nuestro grupo. Porque nos agrupamos para defendernos de las agresiones de otros grupos con pensamientos ajenos a los nuestros. Creamos una parafernalia (según su segunda acepción del diccionario, con el sentido de "pompa", "alarde", y significados afines) alrededor de nuestras intenciones y pretensiones, y nos pavoneamos de quienes no han tenido la suerte de ser un pavo de lindo plumaje. Creamos la necesidad de que muchos quieran y deseen entrar en ese círculo enmascarado de hipocresía y falsa imagen, puesto que un pavo es un pavo. Y nos creamos una ansiedad baladí para conseguir nuestra propia felicidad, pues los hay que son felices siendo pavos. El "arco del triunfo" está lleno de innecesarios muertos que lucharon por ideales fantasmas de los que sólo unos cuantos obtuvieron un beneficio y una renta social a lomos de los sacrificios de los infelices  muertos. Triunfar es una palabra pérfida y bífida que muchos perseguimos sin asumir el coste emocional y de desgracia que conlleva. Más valdría dejar que un dios que no conocemos decida nuestro destino.

lunes, 5 de septiembre de 2016

HACIA EL CONCEPTO DE "MATRIX"

Aprende haciendo. La teoría está bien, pero nada sustituye a la experiencia. Es una idea de Tony Hsieh. Es la enseñanza orientada a la acción. Nos encontramos con las ideas de Jean Piaget y su constructivismo y enseñanza conductual hacia el aprendizaje activo o dinámico. La Sociedad cambia constantemente y cada vez es más global, y por arrastre, se hace más dinámica y activa. Y adaptarse a ese dinamismo conlleva cambiar las viejas ideas estáticas y contemplativas por mucho que nos gusten. Qué bonito se ve el mundo desde el sofá, y qué brillantes ideas nos trae, pero eso nos señala ante el abrumador devenir social como anclados en viejas formas de pensamientos no afines a querer experimentarlo todo, y cuanto más, mejor. El hombre moderno se quiere medir por su trayectoria experimental. Estamos en ese "hay que experimentarlo todo" como disfrute y creador de endorfinas por impacto a lo desconocido y nuevo. Eso de disfrutar de la zona de confort sin más complicaciones parece un pecado capital. No es cool. Para el hombre moderno no hay  derecho al descanso del guerrero, que queda como una reliquia que cada vez más se va asociando al significado de vagueza. Perseguir la experiencia es la nueva forma  de "snobismo" (esnobismo). Pero no deja de ser cierto que nada sustituye a la experiencia. Eso es lo que somos al fin y al cabo. La segunda parte de todo esto: Si partimos de que el cerebro no distingue entre lo real y lo imaginado a la hora de sentir un hecho como real, emocional y sensitivamente, entonces, podríamos convertirnos en  un miembro más de ese "Matrix" tan platónico como si nada. Nos podrían enchufar a una máquina que nos llevara al Mundo irreal que anhelamos, y sería tan real como la vida misma. Enchufados, y por qué no, produciendo energía para las experiencias reales de los ricos. No me sean ingenuos, siempre serán  los pobres los que trabajen. Y serán lo nuevos ricos que antes fueron pobres los que se dejen la piel para justificar el sistema como bendito y fruto del esfuerzo personal. Yo, preferiría, si fuera posible, quedarme en mi zona de confort, y desgustar el dulce sabor del pasar del tiempo sin grandes sobresaltos. Alguien dijo que el tiempo no está para ocuparlo necesariamente, únicamente si lo deseas y te aporta alguna felicidad. Ocupar el tiempo por ocuparlo va más en la línea del miedo a la soledad o la inseguridad, supongo, aunque no entiendo nada de psicología. Absolutamente nada.
.

HACIA EL CONCEPTO DE "MATRIX"

Aprende haciendo. La teoría está bien, pero nada sustituye a la experiencia. Es una idea de Tony Hsieh. Es la enseñanza orientada a la acción. Nos encontramos con las ideas de Jean Piaget y su constructivismo y enseñanza conductual hacia el aprendizaje activo o dinámico. La Sociedad cambia constantemente y cada vez es más global, y por arrastre, se hace más dinámica y activa. Y adaptarse a ese dinamismo conlleva cambiar las viejas ideas estáticas y contemplativas por mucho que nos gusten. Qué bonito se ve el mundo desde el sofá, y qué brillantes ideas nos trae, pero eso nos señala ante el abrumador devenir social como anclados en viejas formas de pensamientos no afines a querer experimentarlo todo, y cuanto más, mejor. El hombre moderno se quiere medir por su trayectoria experimental. Estamos en ese "hay que experimentarlo todo" como disfrute y creador de endorfinas por impacto a lo desconocido y nuevo. Eso de disfrutar de la zona de confort sin más complicaciones parece un pecado capital. No es cool. Para el hombre moderno no hay  derecho al descanso del guerrero, que queda como una reliquia que cada vez más se va asociando al significado de vagueza. Perseguir la experiencia es la nueva forma  de "snobismo" (esnobismo). Pero no deja de ser cierto que nada sustituye a la experiencia. Eso es lo que somos al fin y al cabo. La segunda parte de todo esto: Si partimos de que el cerebro no distingue entre lo real y lo imaginado a la hora de sentir un hecho como real, emocional y sensitivamente, entonces, podríamos convertirnos en  un miembro más de ese "Matrix" tan platónico como si nada. Nos podrían enchufar a una máquina que nos llevara al Mundo irreal que anhelamos, y sería tan real como la vida misma. Enchufados, y por qué no, produciendo energía para las experiencias reales de los ricos. No me sean ingenuos, siempre serán  los pobres los que trabajen. Y serán lo nuevos ricos que antes fueron pobres los que se dejen la piel para justificar el sistema como bendito y fruto del esfuerzo personal. Yo, preferiría, si fuera posible, quedarme en mi zona de confort, y desgustar el dulce sabor del pasar del tiempo sin grandes sobresaltos. Alguien dijo que el tiempo no está para ocuparlo necesariamente, únicamente si lo deseas y te aporta alguna felicidad. Ocupar el tiempo por ocuparlo va más en la línea del miedo a la soledad o la inseguridad, supongo, aunque no entiendo nada de psicología. Absolutamente nada.
.