jueves, 29 de diciembre de 2016

NEOM

 Su significado es el de "no especificado de otra manera". Son unas siglas llenas de genialidad. Sirve para rellenar toda clase de documentos administrativos, sobre todo sanitarios. ¿Por qué estás de baja? -prengunta-. Tengo un grano en el culo -contesta-. -Pero, en la baja pone: Caries. NEOM. Si querían derecho a la intimidad, es genial, porque nadie sabrá por qué le han dado la baja. Bromas aparte, las siglas representan por sí mismas un microuniverso semántico lleno de grandes matices. Muchos no entendemos eso de NATO por OTAN siquiera para darnos cuenta que abreviar un cúmulo de significados nominativos en sí mismo es una clara aproximación al ocultismo. Cornelius Agrippa no lo hubiera hecho mejor, por citar a uno de los grandes ocultista de la historia. O a la pura simplificación, más acorde con el proceso lógico-matemático que esconde el lenguaje. La simplificación es un proceso natural inherente al lenguaje (véase la escritura de un adolescente en el móvil. Jeroglíficos ligüísticos puros a diferencia de los egipcios o el de los ideogramas chinos por ejemplo) aunque pase por ser una blasfemia para la Academia. La inmensa mayoría de los hablantes entienden los conceptos que encierran unas siglas, pero les cuesta específicar su desglose completo. Es de una intuición plena de ahorro memorístico y declarativo, y de ahí su éxito. Las siglas, por otro lado, desprenden un aire de prestigio añadido al oyente. Hay muchos matices detrás de unas letras iniciales o intermedias que sirven como "glosa" comunicativa. NEOM, la descubrí hace relativamente poco, para más "INRI" en su asociación menos literal. También puedes decir ¡vete al NEOM! Queda cojonudo  si lo piensan. ¿Han sonreído? Entonces, este es un buen momento para dejarlo. ¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!

NEOM

 Su significado es el de "no especificado de otra manera". Son unas siglas llenas de genialidad. Sirve para rellenar toda clase de documentos administrativos, sobre todo sanitarios. ¿Por qué estás de baja? -prengunta-. Tengo un grano en el culo -contesta-. -Pero, en la baja pone: Caries. NEOM. Si querían derecho a la intimidad, es genial, porque nadie sabrá por qué le han dado la baja. Bromas aparte, las siglas representan por sí mismas un microuniverso semántico lleno de grandes matices. Muchos no entendemos eso de NATO por OTAN siquiera para darnos cuenta que abreviar un cúmulo de significados nominativos en sí mismo es una clara aproximación al ocultismo. Cornelius Agrippa no lo hubiera hecho mejor, por citar a uno de los grandes ocultista de la historia. O a la pura simplificación, más acorde con el proceso lógico-matemático que esconde el lenguaje. La simplificación es un proceso natural inherente al lenguaje (véase la escritura de un adolescente en el móvil. Jeroglíficos ligüísticos puros a diferencia de los egipcios o el de los ideogramas chinos por ejemplo) aunque pase por ser una blasfemia para la Academia. La inmensa mayoría de los hablantes entienden los conceptos que encierran unas siglas, pero les cuesta específicar su desglose completo. Es de una intuición plena de ahorro memorístico y declarativo, y de ahí su éxito. Las siglas, por otro lado, desprenden un aire de prestigio añadido al oyente. Hay muchos matices detrás de unas letras iniciales o intermedias que sirven como "glosa" comunicativa. NEOM, la descubrí hace relativamente poco, para más "INRI" en su asociación menos literal. También puedes decir ¡vete al NEOM! Queda cojonudo  si lo piensan. ¿Han sonreído? Entonces, este es un buen momento para dejarlo. ¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!

viernes, 23 de diciembre de 2016

SKÂL

No hay nada más hermoso que decir "¡A tu salud!" cuando uno bebe. Es síntoma de buena compañía a pesar de que digan que el alcohol es malo para la salud. También se podría brindar sin alcohol, pero no sería lo mismo, ¿no creen? Pero se puede. El título del post, que significa precisamente tal exclamación, es sueco, de origen germánico sin duda. Desde siempre se ha brindado por la buena compañía, por lo escasa e igualmente efímera. Ya sabemos que se va y se viene, pero no con todos los que van y vienen se brinda. Salute (chin chin), prost, salut, Pripitek, ganbei, osasuna, o el clásico salutem, santé, cheers, kampai, à vossa, Na zdorevje (nazdarobia), na zdriwie o noroc, por los que no están sea cual sea la causa. Y el alcohol debe correr por la garganta por respeto y símbolo de la añoranza sincera y feliz. Los "sin alcohol" también deben beber de lo que se hayan echado en sus copas. Ya sabemos también que el Mundo es un lugar lleno de extrañezas y rarezas varias, que la Naturaleza sigue su curso, pero no por ello se debe evitar que los recuerdos en forma de licor moje nuestros labios en favor de la felicidad. Todo es felicidad si piensan de una forma exageradamente abierta y positiva. Eso no quita que las cosas ocurran, que terminen, o que se pierdan para siempre en nuestra memoria por negativas o simplemente olvidadas. Siempre habrá, y hay, un lugar y una razón para levantar una mano con una copa, y expresar y retratar un momento de alegría. Y la alegría es un aspecto intrínseco de la felicidad como poco. SKÂL.

SKÂL

No hay nada más hermoso que decir "¡A tu salud!" cuando uno bebe. Es síntoma de buena compañía a pesar de que digan que el alcohol es malo para la salud. También se podría brindar sin alcohol, pero no sería lo mismo, ¿no creen? Pero se puede. El título del post, que significa precisamente tal exclamación, es sueco, de origen germánico sin duda. Desde siempre se ha brindado por la buena compañía, por lo escasa e igualmente efímera. Ya sabemos que se va y se viene, pero no con todos los que van y vienen se brinda. Salute (chin chin), prost, salut, Pripitek, ganbei, osasuna, o el clásico salutem, santé, cheers, kampai, à vossa, Na zdorevje (nazdarobia), na zdriwie o noroc, por los que no están sea cual sea la causa. Y el alcohol debe correr por la garganta por respeto y símbolo de la añoranza sincera y feliz. Los "sin alcohol" también deben beber de lo que se hayan echado en sus copas. Ya sabemos también que el Mundo es un lugar lleno de extrañezas y rarezas varias, que la Naturaleza sigue su curso, pero no por ello se debe evitar que los recuerdos en forma de licor moje nuestros labios en favor de la felicidad. Todo es felicidad si piensan de una forma exageradamente abierta y positiva. Eso no quita que las cosas ocurran, que terminen, o que se pierdan para siempre en nuestra memoria por negativas o simplemente olvidadas. Siempre habrá, y hay, un lugar y una razón para levantar una mano con una copa, y expresar y retratar un momento de alegría. Y la alegría es un aspecto intrínseco de la felicidad como poco. SKÂL.

jueves, 15 de diciembre de 2016

UN POCO DE ANSIEDAD NO ES MALO

A veces creo que la ansiedad ha motivado la mayoría los cambios sociales de la Historia. Una ansiedad social colectiva que se desboca y termina agujereando el estatus diacrónico de la Sociedad en un punto concreto de su cronología. La ansiedad sirve para adaptarnos al entorno y enfrentarnos a ambientes hostiles y cambiantes. Dicen que los que tienen algo de ansiedad hacia lo que le rodea, tienden a ser más felices porque activan circuitos cerebrales que ayudan a integrarnos en la Sociedad y sus cambios, ya sean sutiles o no. Algunos creen que incluso la ansiedad es una especie de inteligencia de esas abstractas que nos protege en la Naturaleza. Algo de ansiedad no viene mal. No es malo. Por otro lado, tener "la sangre de horchata" o la famosa "flema británica" podría ser una premisa para ser feliz, aunque nada las incompatiblizan con el proceso de la ansiedad. Pero si tienen muchas ansiedades, les puedo decir que están jodidos sin temor a equivocarme. Una tila sería el mejor remedio para el ello. Una por la mañana y otra por la noche. Pero hay personas que tienen la ansiedad como compañera de viajes, una desagradable compañera de viaje si cabe, y que tienen los nervios a flor de piel contínuamente, y si les vienes con una "tilita" se ríen histriónicamente en tu cara. No hay nada que hacer al respecto. Un poquito de ansiedad les puede salvar el cuello, así sin más. Recuerden que es el azar el que determina las circunstancias que nos rodean el noventa y cinco por ciento de las veces, y el azar no distingue entre el bien y el mal, entre lo bueno y lo malo. El azar es un concepto extraño y profundo en sí mismo. Así que conviene estar siempre alerta y guardar algo de ansiedad para cuando el azar cambie por sorpresa y capricho.

UN POCO DE ANSIEDAD NO ES MALO

A veces creo que la ansiedad ha motivado la mayoría los cambios sociales de la Historia. Una ansiedad social colectiva que se desboca y termina agujereando el estatus diacrónico de la Sociedad en un punto concreto de su cronología. La ansiedad sirve para adaptarnos al entorno y enfrentarnos a ambientes hostiles y cambiantes. Dicen que los que tienen algo de ansiedad hacia lo que le rodea, tienden a ser más felices porque activan circuitos cerebrales que ayudan a integrarnos en la Sociedad y sus cambios, ya sean sutiles o no. Algunos creen que incluso la ansiedad es una especie de inteligencia de esas abstractas que nos protege en la Naturaleza. Algo de ansiedad no viene mal. No es malo. Por otro lado, tener "la sangre de horchata" o la famosa "flema británica" podría ser una premisa para ser feliz, aunque nada las incompatiblizan con el proceso de la ansiedad. Pero si tienen muchas ansiedades, les puedo decir que están jodidos sin temor a equivocarme. Una tila sería el mejor remedio para el ello. Una por la mañana y otra por la noche. Pero hay personas que tienen la ansiedad como compañera de viajes, una desagradable compañera de viaje si cabe, y que tienen los nervios a flor de piel contínuamente, y si les vienes con una "tilita" se ríen histriónicamente en tu cara. No hay nada que hacer al respecto. Un poquito de ansiedad les puede salvar el cuello, así sin más. Recuerden que es el azar el que determina las circunstancias que nos rodean el noventa y cinco por ciento de las veces, y el azar no distingue entre el bien y el mal, entre lo bueno y lo malo. El azar es un concepto extraño y profundo en sí mismo. Así que conviene estar siempre alerta y guardar algo de ansiedad para cuando el azar cambie por sorpresa y capricho.

jueves, 8 de diciembre de 2016

YO DE MÍ NO ME REIRÍA TANTO

La risa es sana si es sana la risa. Pero los hay que se ríen de una forma malsana de todo lo que le rodea. En tu cara. Ya les habrá pasado. Indudablemente, de nuestra mente salen sapos y culebras, y si tu abuela te escuchara te lavaría la boca con jabón; pero no, queda dentro de nosotros, porque no merece la pena ensuciar palabras con un burro. Cuando las tornas cambian, y el burro está enlomado, te da incluso lástima de tal becerril mente que ya no ríe tanto. Porque en estos casos de cortas luces, el Karma suele funcionar. Pero aún así, los hay que no se sabe por qué razón, los hay, de esos "graciosos" que se codean en puestos sociales que los convierten en peligrosos. Es entonces cuando entra ese "yo de mí no me reiría tanto" o lo cambiaría por "ríele la gracia".  También les habrá pasado. La virtud está en el punto medio -me han dicho muchas veces-, pero de los extremos, en el fútbol clásico como en la vida, salen los balones para que el delantero centro marque gol. Uno puede reírse de otro si quiere, pero que uno debe saber que detrás de la primera esquina hay un guantazo esperando que te quita la sonrisa. Es mejor reírse de uno mismo, es más sano aunque pueda parecer patético, pero "parecer" no significa "ser", por mucho que nos hayan querido vender la idea de los verbos copulativos, que siempre me trae a memoria un chiste malo por el evidente juego de palabras. Por eso, yo de mí, no me reiría tanto ni de mi sombra, por si acaso, pues hay propias sombras que asustan tal caso "Dr. Jekyll and Mr. Hide". Alguien dijo que "el mundo es extraño..." y añadiría "...extraño de cojones", si me dejan usar tal expresión como una gracia no venida a cuento.

YO DE MÍ NO ME REIRÍA TANTO

La risa es sana si es sana la risa. Pero los hay que se ríen de una forma malsana de todo lo que le rodea. En tu cara. Ya les habrá pasado. Indudablemente, de nuestra mente salen sapos y culebras, y si tu abuela te escuchara te lavaría la boca con jabón; pero no, queda dentro de nosotros, porque no merece la pena ensuciar palabras con un burro. Cuando las tornas cambian, y el burro está enlomado, te da incluso lástima de tal becerril mente que ya no ríe tanto. Porque en estos casos de cortas luces, el Karma suele funcionar. Pero aún así, los hay que no se sabe por qué razón, los hay, de esos "graciosos" que se codean en puestos sociales que los convierten en peligrosos. Es entonces cuando entra ese "yo de mí no me reiría tanto" o lo cambiaría por "ríele la gracia".  También les habrá pasado. La virtud está en el punto medio -me han dicho muchas veces-, pero de los extremos, en el fútbol clásico como en la vida, salen los balones para que el delantero centro marque gol. Uno puede reírse de otro si quiere, pero que uno debe saber que detrás de la primera esquina hay un guantazo esperando que te quita la sonrisa. Es mejor reírse de uno mismo, es más sano aunque pueda parecer patético, pero "parecer" no significa "ser", por mucho que nos hayan querido vender la idea de los verbos copulativos, que siempre me trae a memoria un chiste malo por el evidente juego de palabras. Por eso, yo de mí, no me reiría tanto ni de mi sombra, por si acaso, pues hay propias sombras que asustan tal caso "Dr. Jekyll and Mr. Hide". Alguien dijo que "el mundo es extraño..." y añadiría "...extraño de cojones", si me dejan usar tal expresión como una gracia no venida a cuento.

sábado, 3 de diciembre de 2016

UN EPITAFIO

Tha is not dea which can eternal lie,
And with strange aeons even death may die.

No está muerto lo que puede yacer eternamente,
y con extraños eones incluso la muerte puede morir.

Cita de "La llamada de Cthulhu" de H.P Lovercraft que aparece en su tumba.

UN EPITAFIO

Tha is not dea which can eternal lie,
And with strange aeons even death may die.

No está muerto lo que puede yacer eternamente,
y con extraños eones incluso la muerte puede morir.

Cita de "La llamada de Cthulhu" de H.P Lovercraft que aparece en su tumba.